cita previa 602 63 89 89

Caligrafía

La mala caligrafía, no siendo bajo mi punto de vista una dificultad determinante en el desarrollo del aprendizaje del niño es, sin duda, algo que trae de cabeza a multitud de padres y profesores. Y es cierto, no cabe duda, que cuando la calidad de la letra es muy baja el alumno sufre dificultades colaterales que van desde su propia incapacidad para estudiar correctamente por sus apuntes (o hacerlo en un futuro) hasta el que algunos profesores puedan “amenazar” con no corregir sus exámenes si no mejora la letra.

A este respecto pareciera que el único modo de intervenir sobre estas dificultades sean los famosos cuadernillos de caligrafía cuando, bajo mi punto de vista y el de otros muchos profesionales, no pasa por ahí el mejor tipo de ayuda.

La letra se puede mejorar de un modo muy importante en un número de sesiones que no tiene por qué exceder de la veintena. Sólo en algunos casos, cuando la dificultad parte de, por ejemplo, dificultades psicomotrices que conviene atajar previamente, puede que la intervención se alargue más de lo habitual.